Ojo con los ojos Disney

Los ojos –si ¡los ojos!– Son un punto de controversia en el mundo de la robótica. O por lo menos el punto ojos2de controversia de moda, si lo prefieren. ¿Que le pasa a los ojos de un robot? Que al igual que para el hombre componen su principal “puerto de entrada” a la hora de obtener información del entorno. Con anterioridad, esta controversia la acaparaba el equilibrio [Aquellos andares de los  E2, E3… era sin duda auténticos quebraderos de cabeza, y aun con todo eran los mejores de su tiempo] ahora los robots cuentan con ese equilibrio y con el software necesario para llevar a cabo una gran cantidad de premisas preprogramadas, pero todas esas habilidades pasan porque el prototipo sea capaz de discernir la realidad que se le presenta e interpretarla correctamente.

¡Ah! ¿Los expertos tienen problemas para hacer comprender o enseñar que son determinados objetos y sus distancias al cerebro del robot? Si como no, pero lo que de verdad rompe los esquemas del asunto es que eso parece ser un tema “secundario” [esas comillas van en mayúsculas] al lado del apartado estético. ¿Imposible? Como hemos dicho el software esta bastante avanzado en ese aspecto, ejemplos como los prototipos de percepción mejorada del entorno de Industrial Perceptión, las cámaras bifocales del Asimo o los ojos compuestos de visión panorámica del proyecto Curvace [pequeños objetos cilíndricos con un diámetro de 12’8 mm y un peso estimado de 1’75 gramos, formados por 630 unidades de base –omatidios–, dispuestas en 42 columnas con 15 sensores en cada una de ellas. Cada omatidio está formado a su vez por 172 micrones –lentes/pantallas– con visión panorámica de 180ºx60º + variabilidad en condiciones de iluminación] Si tenemos en consideración que hace veinte años estos mismos ojos eran pequeños LED que simulaban los fotoreceptores de las criaturas primitivas parece que todo va bien encaminado.

¿Entonces? Entonces parecen monstruos, aunque pasa siempre y eso termina ojos de robotcorrigiéndose con el paso tiempo, pero cuando hablamos de la mirada ese tiempo se reduce. Para el ser humano los ojos componen “la entrada del alma”. Acudimos a los ojos en busca de microgestos que no percibimos de manera consciente pero que nos son imprescindibles a la hora de tomar una decisión al respecto de si podemos confiar en un determinado sujeto que tenemos enfrente. Multiplica su importancia si hablamos de algo no humano. ¿Y que podemos hacer para solucionarlo? Bueno yo nada, y tampoco es algo que quite el sueño a los ingenieros, pero en la “fábrica de sueños” [otras dos comillas que deberían ir en mayúsculas] Disney, ya han cogido los ojos por los cuernos.

ojos 3¿Disney? Disney si. Ha creado el proyecto Papillón –significa mariposa, no es que pretendan clonar a Steve Mcqueen– con la idea de dar un salto desde los ojos reflectantes y metálicos para dar paso a las impresoras 3D y el modelado de ojos en fibra y plástico. ¿Pura estética? No se le escapa a usted una. En efecto, el interés de la compañía animada está en dotar de mayor emotividad [¿robosonalidad?/¿personalidad?] a sus creaciones virtuales. Pero afortunadamente también trae importantes mejores en la conducción de la luz a los lugares indicados gracias a la capacidad de la fibra óptica para ser facilmente moldeada a distintas microescalas. Esto se traduce en una considerable mejora frente a la tecnología OLED empleada en la robótica actual y un gran avance en una plausible recreación de prótesis para el ser humano.Beep3000 Disney Pittsburgh

Aquí un vídeo explicativo en ingles [lvl.E.S.O] [3:18]

Aquí un vídeo que quita el hipo [2:30]

Anuncios

El Navegante de Broward

Navegante 5

Fgr. 1 /Julio /1986

La noche del 1 de Julio de 1986 sucedió un acontecimiento insólito y ampliamente documentado en un pequeño pueblo del condado de Broward llamado Fort Lauderdale –considerada la Venecia americana–. La autoridad local dio parte a la NASA para que recogiesen un prototipo de laboratorio espacial que surgió volando sobre el condado y que al aproximarse a tierra chocó con una torre eléctrica y la arrastró durante 100 metros hasta detenerse flotando en un punto fijo a un metro del suelo. La NASA envió de inmediato su cuerpo de vigilancia y seguridad privada al lugar indicado por las autoridades, a su cabeza el doctor Faraday, de quien a día de hoy aun no se conoce su rango jerárquico dentro de la organización. El guarda de seguridad que reportó el suceso aseguró que durante la espera desde el interior de objeto y en un tono que calificó como gutural que le puso los pelos de punta, llegó a oír una misma palabra repetida una vez tras otra [NAVEGANTE].

Navegante 6

Fgr. 2 /Julio /1986

La NASA se hizo cargo de inmediato del artefacto flotante y lo remolcó hasta unos hangares militares cercanos. Desde este momento todo lo concerniente al avistamiento pasó a estar clasificado, y la mayor parte de la información salida a la luz proviene de una civil llamada Carolyn McAdams, quien aportó la pieza del puzzle necesaria para dejarnos a todos con la boca abierta. Esta joven trabajaba como ayudante adjunta. Afirmó ante el polígrafo que un joven, David Scott Freeman –un chico caucásico de doce años, a tenor de su apellido de esclavo asumimos que Carolyn tomó la decisión de ocultar su verdadero apellido en el anonimato– desaparecido el 3 de Julio 1978 en un bosque cercano a Fort Lauderdale y dado por muerto tiempo atrás, reapareció en los hangares anteriormente citados –los registros del hospital general Fort Laudader vislumbran que la noche del 1 de Julio de 1986 se reportaron apagones generales en el condado que obligaron al hospital a trabajar con generadores de emergencia. También aparece el nombre de David Scott Freeman ingresado el 2 de Julio–, dando lugar a los acontecimientos que a continuación hemos reconstruido sobre lo sucedido aquellos días.

Diversos avistamientos ocurridos los dos días posteriores a los hechos de día 1 de Julio revelan que una suerte de nave interplanetaria –de la que existen fotografías obtenidas en Tokyo y en una gasolinera de Florida y de las que nunca se ha demostrado que se traten de un montaje– metálica, reflectante y suave al tácto, con algún tipo de habilidad que la permitía alcanzar un estado de licuado magnético semisólido y a través del cual era capaz de metamorfosear su apariencia externa. Se encontraba en custodia de la NASA. Carolyn McAdams consiguió eludir la seguridad de la NASA [antes de ser despedida] y divulgar un fragmento de lo acontecido durante unas pruebas en las que el joven había conectado frente a unos ordenadores con los que se le iba a realizar una copia de los estímulos que se llevaran a cabo en su cerebro en el interrogatorio, donde el resultado fue el control remoto del joven de todas las computadoras presentes en la habitación, y las respuestas impresas en los monitores:

1. ¿Como te llamas?

David Scott Freeman

2. David ¿donde has pasado los últimos ocho años?

En un módulo de análisis sobre Phaelon.

   3. David ¿con que funcionaba la nave en que viajabas?

[Jeroglíficos incomprensibles en pantalla].

   4. ¿Que distancia hay de la tierra a Phaelon?

Equivalencia: 560 año/luz.

   5. ¿Cuanto tardaste en llegar allí?

2’2 horas solares.

   6. David ¿donde esta Phaelon?

[Sucesión de carta galácticas en pantalla hasta congelar una imagen de un sistema solar]

   7. David ¿esto es Phaelon?

Si

Navegante 4

–Recreación

A tenor de este echo esclarecedor podemos suponer que de manera incomprensible para la física David Scott Freeman viajó a velocidades superiores a la luz, desafiando a la relatividad y concluyendo que para el joven solo habían pasado cuatro horas desde la noche de su desaparición ocho años atrás.

La familia Freeman no a concedido ninguna entrevista desde entonces, pero amigos cercanos a la misma filtrarón con el tiempo que el joven David aseguraba haber estado fuera de casa apenas unas horas –confirmando los datos recabados– en tanto fue a buscar por petición de su madre a su hermano pequeño Jefry. El cual comentó que su hermano pequeño reaparecido insistía en que una voz le llamaba y le decía que estaba herido.

Tratando de atar los cabos podemos llegar a las siguientes conclusiones. La NASA se hizo con una nave de origen extraterrestre a la que se le realizaron diversas pruebas sin obtener respuestas concluyentes. Les fue posible acceder a su interior y el aparato no mostraba fisuras de ningún tipo en su superficie que indicase que tal cosa fuese posible. En algún momento David Scott Freeman –no sabemos si por voluntad propia o inducido por un ente alienígena– escapó de su confinamiento y burló la seguridad del aparato volador más vigilado de la tierra, lo abrió y lo hizo funcionar. Fuentes en el anonimato aseguran que se aplico el protocolo pertinente en cuanto se observó una opertura trasera en el ovni.

Protocolo:

  1. Sellar las puertas.
  2. Registro de cualquier sonido emitido.
  3. Activación de grabaciones en 1’1.
  4. Activación del mando de control 7-(menos)A.
Navegante fly 2

Fgr. Helicoptero nº 4

Cuando seguridad accedió al interior del hangar la nave volvió a sellarse como si se tratase de mercurio. Se elevó del suelo y emitió una descarga de energía en forma de plasma frío y electricidad que destrozaron los cierres de las compuertas. Se deslizó hasta el exterior y tras detenerse durante un breve espacio de tiempo a 5 metros sobre el suelo, se elevó a una velocidad vertiginosa de 10 matchs hasta detenerse a 20 km sobre la superficie terrestre. Se mantuvo allí un breve espacio de tiempo y volvió a descender hasta el punto de partida original, dejando confuso a todos los que presenciaban el evento. De pronto, su forma comenzó a fluir nuevamente hasta adquirir una forma de flecha de aspecto aerodinámico para al instante siguiente salir disparado y desaparecer en décimas de segundo para volver incomprensiblemente a detenerse a 20 km de distancia. Se enviaron helicópteros en su persecución pero fue un esfuerzo fútil. En ese momento los avistamientos se dispararon por todo el globo, y toda la información recabada desde ese momento es poco de fiar, y en algunos casos puede resultar hasta hilirante.

Recopilación de conjeturas recabadas respecto a Freeman y el Navegante:

El joven David Scott Freeman

  • Le reprogramaron el cerebro con vectores de navegación por el simple placer de ver que pasa.
  • Llamaba al Navegante “Max”.
  • Emitía en hondas Alfa en algún tipo de frecuencia indescifrable en 12’78 ciclos por segundos.
  • Se comunicaba de manera remota con los ordenadores en binario.
  • Transmitió una representación cerebral de manera gráfica de la estructura externa del Navegante.
  • Regreso a 1978 en la nave.
  • Posee un ente entraterrestre murcielagoso denominado Puckmaren.

El Navegante

  • Es una I.A.
  • Es sumergible.
  • Hablaba miles de lenguas.
  • Cogía 2.000.000 de frecuencias de radio.
  • Viaja analizando civilizaciones.
  • Era una nave modelo “Triqmasión”.
  • Es un zoológico.
  • Se le fundió un fusible mientras miraba margaritas.

A día de hoy, toda información oficial relativa a los hechos sigue clasificada bajo llave.

Las 3 Leyes + 0 [Asimov] & Las premisas EPSRC – AHRC

Asimov

-Asimov-

Las tres leyes de la robótica que Isaac Asimov desarrollo en el relato Circulo Vicioso [Runaround, 1942] son útiles en una gran variedad de campos de estudios. Son útiles para estudiar la psique del ser humano, lo que Asimov denominaba el complejo de Frankenstein. Son útiles como “guía” de programación de pequeñas máquinas autónomas. Son imprescindibles si queremos trazar una línea en la historia entre un punto A y un punto B en la evolución del “robot” desde su concepto en 1921 y su posterior evolución hasta nuestros días.Y con el tiempo la misma concepción y conjeturas con estas leyes pueden archivarse casi como un vestigio evolutivo, un rabo de mono.

–Su punto fuerte es al tiempo su debilidad, y esta radica en su simpleza:

  1. Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
  2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la Primera Ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley.

Y por supuesto ¿que sería un robot sin una actualización?

     robot-pensante0. Un robot no puede realizar ninguna acción, ni por inacción permitir que nadie la realice, que resulte perjudicial para la humanidad, aun cuando ello entre en conflicto con las otras leyes. [Esto conduce a su vez a que la L1 no debe entrar en conflicto con la L0].

Su defecto está en su propia concepción, en la analogía de que esas tres leyes interfieran en el sujeto como una correa invisible a la que atásemos un esclavo. ¿Va usted a ponerse humanista? Nada mas lejos de mi intención, sigamos el siguiente razonamiento: El objetivo primario es la obtención de un autómata autosuficiente capaz de compartir la realidad tal y como nosotros la percibimos y de actuar en consecuencia bajo nuestros conceptos de ética social. Que realice el trabajo más peligroso sin miedo y que se encargue de nuestra seguridad aun a riesgo a su propia existencia. En definitiva queremos un esclavo color metal –para autoconvencernos de que no somos racistas–, tonto, de veinticinco años, metro ochenta y que hable idiomas. Y lo mejor de todo, que podamos llegar a considerarlo un amigo, pero en propiedad y que se deje matar por nosotros de vez en cuando.

¿Que queremos?: Un robot que alcance la conciencia humana y que se comporte como si no la tuviera. Dos conceptos que parten de concepciones antagónicas. Cualquier robot en que programes las tres leyes de la robótica se convertirá irremediablemente en una máquina no autoconsciente. Y la autoconciencia no viene determinada por el libre albedrío, el instinto de supervivencia o la necesidad biológica del deseo. Precisa de un conjunto que actúe como un todo de razonamiento independiente. Algo que no toma sus propias decisiones, no piensa, por lo que no puede determinar los parámetros adecuados para adaptarse y cumplir las leyes. Por contra algo que piensa no puede verse limitado en modo alguno en su sinapsis de razonamiento. Y vuelta a empezar.

C3PO_EP3

C3PO – relaciones cibernéticas-humanas-

En conclusión, las tres leyes son perfectamente válidas en un una psique mecánica y matemática, una máquina, un computador. Pero nunca un robot o androide, porque violarían la finalidad última de los mismos. En particular me gusta emplear a C-3PO de Star Wars como un buen ejemplo de un androide autoconciente que puede desear tu muerte todo lo que le plazca, ya que apenas puede mantener su propio equilibrio, no posee potencia hidráulica alguna y su fisonomía no le permite doblar una sola de las articulaciones.

Mención aparte, en 2011, el Consejo de Investigación de Ingeniería y Ciencias Físicas [EPSRC por sus siglas en inglés] y el Consejo de Investigación de Artes y Humanidades [AHRC] británicos publicaron conjuntamente una serie de principios éticos a seguir en el ámbito de la robótica que en la sombra venían no a sustituir las anticuadas leyes, sino a imponer una serie de “reglas éticas”, estas eran:

  1. Los robots no deben ser diseñados exclusivamente o principalmente para matar o dañar a los humanos.
  2. Los seres humanos, no los robots, son los agentes responsables. Los robots son herramientas diseñadas para lograr los objetivos humanos.
  3. Los robots deben ser diseñados de forma que aseguren su protección y seguridad.
  4. Los robots son objetos, no deben ser diseñados para aprovecharse de los usuarios vulnerables al evocar una respuesta emocional o dependencia. Siempre debe ser posible distinguir a un robot de un ser humano.
  5. Siempre debe ser posible averiguar quién es el responsable legal de un robot.

Las opiniones expresadas a continuación pertenecen al autor y como tal no expresan más que una opinión personal y apócrifa:

  • Las premisas nº1 y nº4 no se respetan en la actualidad.
  • La premisa nº2 carga con una serie de controversias que ya han sido tratadas con anterioridad en infinidad de novelas. Esto da siempre a lugar a fallos y trabas en la interpretación de las responsabilidad adjuntas que se atribuyen al creador y/o propietario.
  • La premisa nº5 no implica nada mas allá del ruego o el deseo.robots2

A continuación dichos Consejos de Investigación añadieron una serie de mensajes cívicos:

  1. Creemos que los robots tienen el potencial de proporcionar impacto positivo inmenso para la sociedad. Queremos animar a la investigación del robot responsable.
  2. La mala práctica nos perjudica a todos.
  3. Abordar las inquietudes obvias del público nos ayudará a todos avanzar.
  4. Es importante demostrar que nosotros, como especialistas en robótica, estamos comprometidos con los mejores estándares posibles de la práctica.
  5. Para entender el contexto y las consecuencias de nuestra investigación, debe trabajar con expertos de otras disciplinas tales como: ciencias sociales, derecho, filosofía y las artes.
  6. Debemos tener en cuenta la ética de la transparencia: hay límites que deben ser accesibles.
  7. Cuando vemos las cuentas erróneas en la prensa, nos comprometemos a tomar el tiempo para ponerse en contacto con los periodistas.

*Lejos de mi intención emitir juicios de valores personales, junto a lo anteriormente tratado, toda esta ética en la robótica se asemeja mucho el perro de hortelano, que ni come ni deja comer.

Mockumentary de 28 segundos en los que se visualiza lo que sucede cuando las tres leyes de la robótica localizan la autoconciencia.

O.C.P. / Prototipo 001 / Murphy, Alex J.

Imagen de archivo.

Imagen de archivo.

En 1987 y previendo una progresiva escalada de la criminalidad como consecuencia de la crisis que se venía arrastrando desde la década de los setenta en el sector del automovilismo de la antaño conocida como “la ciudad del motor”, vio como el sector público era privatizado. Hospitales, prisiones, y el tema que nos ocupa, la privatización del DPD [Departamento de Policía de Detroit] a manos de la OCP [Omni Consumer Products] Que comenzó un programa de reubicación y regularización de empleo al tiempo que se desviaban fondos al desarrollo del I+D militar en el campo de la robótica.

El objetivo de dichas investigaciones: obtener un agente de policía que estuviese de servicio veinticuatro horas al día. Que no necesitara comer ni dormir y con un armamento superior. El primer prototipo del que hay constancia en los archivos del OCP es el ED-209 [Enforced Droid] al que no nos referiremos hoy, pero que quedó a medio camino entre un semi-androide y un drone militar de combate. Por tanto, por causas que hoy no trataremos se saltó a una propuesta más atrevida que evitase un proceso tan engorroso en los ochenta como suponía la programación de un androide autónomo con las pesquisas solicitadas por la compañía, dando paso a el programa Cyborg-Cop. En vista de todos estos acontecimientos el cuerpo de policía amenazó con ir a la huelga, y Bob Morton –el encargado del proyecto– se vio atrapado en un plazo de entrega de noventa días. Por suerte, al entrar a pertenecer a la policía de Detroit se firman una serie de controvertidos documentos en los que una vez declarado oficialmente muerto puedes verte sometido a una serie de tratamientos médicos que nunca figuran en los informes oficiales.

Murphy, Alex J.

El voluntario post mortem fue Murphy, Alex J. Información que hoy conocemos gracias asu ex compañera Anne Lewis. Padre de familia, fallecido en acto de servicio el día que fue reubicado de la comisaria del sector sur a la oeste. Ingresó en el hospital Henry Frank Memorial tras un tiroteo con la banda de Clarence Boddicker, que a su vez apareció apuñalado días mas tarde en una fábrica y por causas nunca aclaradas.

Con tan poco margen de maniobra los problemas no tardaron en surgir, llegando a correr el rumor de que el sujeto llegó a activarse sin una orden previa como respuesta cognitiva durante una celebración del año nuevo. La OCP acalló los rumores alegando que no fue más que la macabra broma pesada de un ingeniero. Entre los meses de enero y febrero se presentó el producto final, contando con las siguientes especificaciones: Un cerebro humano como procesador sináptico al que previamente se le realizó un borrado de memoria –no existe información referente al procedimiento por lo que cabe suponer que se emplearon campos magnéticos para lograr tal fin– que fue sustituida por una memoria computarizada con todos los archivos del vídeo, audio y texto de la policía de Detroit integrados. Se habló de que la conexión cuerpo-cerebro se llevó a cabo empleando el comando MS-DOS. Llevaba integrado un localizador GPS probablemente conectado a un satélite NAVSTAR militar. Grabadora ocular de video. Visión térmica. Selector de objetivos. Poseía un prototipo de puente de entrada de datos con un sistema digital con alta velocidad de transferencia de información que ya entonces dejaba obsoletos a los actuales USB. El cuerpo contaba con un blindaje de titanio laminado con kevlar ignífugo. Su fuerza estimada rondaba el kilogramo por centímetro cuadrado. El arma reglamentaria asignada era una Beretta 93R semiautomática modificada que guardaba en un pequeño departamento portátil de su muslo derecho. Su aparato digestivo se alimenta de potitos de bebe. Velocidad máxima: 4km/h.

Sus directrices:
–Servir al público.
–Proteger a los inocentes.
–Defender la ley.

Durante las siguientes semanas se realizaron diversas pruebas de campo donde se obtuvo un alto grado de aceptación entre la población civil. Hasta la noche en el sector 6, donde tras haber desarmado al ex concejal Ron Miller el cyborg determinó arrojarlo desde la ventana del segundo piso del ayuntamiento frente a las cámara de la W.G.V.L.
La prensa amarilla indagó y comenzó a surgir la controversia. Se filtró que la OCP se había fijado como objetivo acabar con el crimen en cuarenta días, prisas que no sentaron bien y que se sumaban a las sospechas de que la falta de tiempo para estudiar los datos obtenidos hasta el momento obligaban a saltar por alto que el prototipo se había auto-activado en ciertas ocasiones e incluso llegado a abandonar la comisaría contraviniendo las ordenes que se le daban tras que se detectaran fuertes picos de actividad en sus electroencefalogramas. A pesar de no conocerse su configuración al detalle, diversos expertos conjeturaron que su software no estaba diseñado para experimentar y soportar experiencias somáticas –experimentar el sueño–.
Las declaraciones de víctimas y testigos nunca permitieron forjar un perfil completo, oscilando siempre entre el uso excesivo de la fuerza en las detenciones aun a pesar de su superioridad y las felicitaciones de organizaciones feministas por su buen hacer en la prevención de delitos relacionados con la violación sexual a largo plazo. En mitad de estas acusaciones el prototipo fue retirado de las calles y el servicio alegándose reparaciones. Es cuanto menos curioso que su desaparición coincidiese con la supuesta jubilación anticipada de Dick Jones –número dos de la OCP y que no volvió a otorgar entrevistas ni a dar señales– y extraños rumores sobre una supuesta cuarta directriz que había sido integrada en el prototipo durante su fabricación.
¿Que sucesos acontecieron aquellos días? Fue retirado el prototipo para corregir unas serie de errores antes de sus reapariciones los años siguientes? En posteriores artículos indagaremos más en este proyecto y los echos acontecidos en 1990, 1993 y el proyecto 2014.

¿Asesino Murphy a Boddicker? [Representación a carboncillo]

¿Asesino Murphy a Boddicker? [Representación a carboncillo]

El Cerebro Positrónico

THE-POSITRONIC-MAN

Un positrón es una partícula de antimateria predicha en 1928 por Paul Dirac. A pesar de lo rimbombante de su nombre el positrón no es más que la antipartícula del electrón. ¿Es un electrón puesto del revés con las tripas fueras? No, un electrón tiene carga negativa, si lo invertimos su carga se vuelve positiva de modo que es fácil averiguar de donde surge su nombre anglosajón:

Positive Electrón –> Posi-tron

Por tanto el cerebro positrónico es –aceptando la diferencias técnicas y materiales entre el cerebro de una persona y el de un robot– un cerebro normal y corriente, con la salvedad de que los electrones que circulan por el poseen carga positiva. ¿Quieres esto decir que funcionan de igual forma? No, eso es evidente, es una analogía. Cuando hablamos del cerebro positronico tenemos que acudir al creador literario del mismo, Isaac Asimov (1920-1992) quien acuñó el termino en sus propias palabras porque era un concepto nuevo, y los conceptos nuevos gustan al lector. ¿Tiene esto algo que ver con su funcionamiento? Por desgracia tiene que verlo todo, pues el cerebro positrónico –tal y como fue concebido en su día– no funciona.

¿Como es eso posible? ¿No es el pilar fundamental en el que se sustenta la I.A de toda novela de congetura cientifico-social? Sin duda la I.A. de cualquier tipo debe sustentarse sobre un cerebro, pero que este fuese positrónico no le sentaría nada bien, pues en su concepción original Asimov afirmó que esta extraña senda de circuitos descansaba sobre una delicada malla de platino e iridio donde los impulsos cerebrales, que son equivalente a las comunicaciones neuronales, se realizarían mediante un flujo de positrones. Esto en la teoría de hace cincuenta años son un conjunto de frases bien enlazadas y agradables al oido, y en la práctica, es una Bomba.

¿Por qué? No es culpa de los positrones, los pobres solo están hay y hacen lo que se les pide. La culpa proviene de su propia concepción, sus cualidades como no-materia. En teoría concebir un cerebro –cualquiera que sea el modelo a seguir– de materia o anti-materia es “factible”, y cabe la posibilidad de que un cerebro que aúne ambos conceptos sea “teóricamente posible”, pero no lo será este siglo. Esto se debe a la carga, si un elemento de anti-materia como el positrón descansa sobre una partícula de materia como es el caso de la supuesta malla de platino e iridio con carga negativa de inmediato ambas cargas se anulan (¡ah! ¡Y entonces no funciona!) No, entonces libera una cantidad de energía por kilo equivalente a 9×10 elevado a 16 Julios por kilogramo. Unas diez mil millones de veces mas que la generada por reacciones químicas y diez mil veces mayor que la energía nuclear de fisión.

cerebro-positronico¿No lo sabía Asimov? Si lo sabía, incluso indagando en su obra puedes hallar fragmentos en los que comenta la ”inestable y delicada estructura” sobre la que descansa su creación. Más aún, no es algo que escondiese o de lo que se sintiese avergonzado, el sentó unas bases en 1950, e incluso llegó a sopesar el llamar al cerebro positrónico simplemente computador. Pero el termino había calado de tal manera entre el público que decidió que era preferible no tocarlo, pues el mismo fue acuñado por diversos autores en diversas obras de ficción, y si se destapaba el entuerto podríamos acudir algún día a la habitación de Data a bordo de la Enterprise y descubrir que sus sesos positrónicos descansan fundidos por las paredes.

¿Y hoy en día? Estamos en el mismo sitio y el mismo lugar de hace 50 años. No es un problema de material, incluso de haber nacido en esta época es posible que Asimov hubiera echado mano del grafreno como conductor del flujo neuronal, pero el grafeno es de manera literal una estructura de electrones, por lo que no solo tendría el mismo problema sino que seguramente se le sumaría algún agravante. Los robots con cerebro positrónico siguen siendo una meta que la imaginación cree capaz de solventar con la antigravedad, pero hasta entonces y durante los próximos cientos de años tendremos que contentarnos con procesadores cuánticos que trabajen sobre una base de superconductores.

La humanidad de Asimo

Asimo sabe saludar.

¿Porqué es Asimo el robot/cyborg/androide más mainstream de los últimos diez años? Bueno, tal vez habría que empezar mencionando el buen hacer de la compañía Honda. Que no se limita a soltar millones en investigación sino que suele contar con un plan de marketing para cada uno de sus prototipos, desplazándolo a conferencias, universidades y ferias tecnológicas por todo el globo. Pero al margen de que no pasen 365 días sin contemplarlo en nuestro televisor, su fama se la ha forjado el solito.

No es en absoluto sencillo ser considerado “el robot mas guay” –y menos años tras año cuando dicha grandeza no radica en el termino “guay” sino en que empleamos el determinante “él”–. La competencia en la tierra es feroz. En Suiza tienen un brazo biótico que es capaz de interceptar y coger en vuelo y a altas velocidades, un objeto en un margen de cinco centésimas de segundo. En Alemania reproducen robots que simulan la fisonomía de animales específicos para estudios de ingeniería y eficiencia energética –un canguro memorable–. E incluso echando la vista atrás aun persisten viejos luchadores como el mítico Wheelbarrow y sus descendientes EOD de madres distintas, especializados en la desactivación y detonación de explosivos.

A medida que nos alejamos de la tierra la competencia se vuelve más encarnizada. Los Curiossity, Opportunity o el afamado Pathfinder rascan la superficie de Marte. El futuro Valkyrie viajará 150 millones de kilómetros hasta Júpiter. Se posará sobre la superficie helada de la luna Europa. Perforará una capa de hielo de entre 15 y 30 kilómetros de espesor. Se sumergirá en busca de vida y regresará a su punto de origen para contarnos lo que encuentre. Algo digno de mención, pero no puede evitar parecer un cubo de basura.

Whellbarrow 1972

Un cubo de basura, un brazo, un canguro, una serie de monopatines marcianos… Asimo parte con la ventaja de contar con un nombre humano y análogo –al margen de la negación oficial de Honda– a la figura del prolífico escritor de Ci-Fi con connotaciones robóticas Isaac Asimov. Tiene aspecto humano –en su último modelo se asemeja a un niño dentro de un traje de astronauta–. Y lo más importante de todo, evoluciona. Asimo puede echar la vista atrás y retroceder hasta once veces en su árbol geneatrónico, algo que la mayoría de occidente ya no somos capaces de hacer.

Su estirpe se remonta a 1989 al departamento de ingeniería de Honda, donde buscaban crear un robot de ayuda doméstica para gente mayor o con dificultades motrices. Veinticinco años de paciente evolución son algo dignos de reconocer a sus ingenieros, aunque cabe suponer que el sueño de la cúpula de Honda no sea otro que el meter un robot en cada casa del planeta para justificar los gastos de las últimas décadas, pero ese es otro tema.

El “Asimo” primigenio, el E1, medía 188cm y pesaba 175kg. Era básicamente un simulador de paseo, y no lo hacía muy bien. El Asimo presentado este año mide 130cm y pesa 54kg. Identifica, agarra, entiende y responde a preguntas orales. Reconoce caras pre-archivadas, corre a 9km/h, sube y baja escaleras de manera coordinara y elegante, esquiva objetos. Destapa una botella y te vierte su contenido en un baso. Y lo más importante para ser el robot más famosos del mundo, jugó al fútbol con Barak Obama. Todo con solo un pack de baterías de 38 voltios y 10 amperios.

Asimo vs Obama

Asimo vs Obama

Y nada de todo eso importa por separado, la grandeza de Asimo radica en su “humanidad”, su capacidad para tener cientos de miles de pequeñas partes que se necesitan para hacer determinadas actividades, la mejora progresiva de esas partes y los añadidos en su “cerebro” que se centran hoy en día en intentar que la máquina obtenga varias resoluciones distintas y se vea obligada sin intervención humana a tomar una decisión al respecto–correcta o incorrecta– en base a su propio criterio. Podemos decir que le hemos visto nacer y crecer despacio, que le damos la oportunidad de sufrir “mutaciones” o de que surjan “vestigios evolutivos” imprevistos en su programación. No es que sea el mejor tomando decisiones. Por ejemplo hace unos años el Instituto Tecnológico de Korea creo el software SOINN, un algoritmo que permite a los robots que lo llevan implementado aprender de situaciones ya experimentadas o de “entablar una conversación” con otro robot con el propósito de obtener aprendizaje sobre materias concretas. Y hay más ejemplos, pero no se trata de eso porque para Asimo aprender no es importante. Para Asimo solo el tiempo es importante.

Asimo pasa de nosotros.

Asimo se despide hasta el año que viene.

S.A.I.N.T / Prototipo “Jhonny Mac” Nº 5

Prototipo Nº1

Prototipo Nº1

Transporte Nuclear de Inteligencia Artificial Estratégico (S.A.I.N.T en sus siglas en inglés) El sueño de los militares en los 60, los 70, los 80 y los 90. Un autómata independiente con un software configurado a partir de un sistema autónomo microcomputerizado con quiristores volumétricos. Si usted nunca ha oído hablar de los quiristores se debe a que su patente es el secreto mejor guardado de la división robótica de los Laboratorios Nova (Oregón) Consistiendo dichos elementos en una serie de sofisticados circuitos instalados en prototipos de máquinas de combate capaces de reconocen voces y órdenes gracias a sus 500 punteros megabites.

Cinco de estos prototipos S.A.I.N.T fueron creados con la intención de que actuaran como carros de combate ligeros. Con tracción de oruga en el eje delantero y un sistema de ruedas traseras que giran 360º. Su velocidad máxima fue estimada en 50km/h y una sorprendente capacidad de salto desde un punto fijo aproximada de un metro. Acoplado a su espalda llevaban oculto un cortador de plasma con capacidad suficiente para atravesar aleaciones de acero de 45cm de grosor. Contaba (como elemento disuasorio) de un cañón acoplado a su hombro diestro que emitía una descarga láser con la increíble cualidad de implosionar al entrar en contacto con la materia. Podemos suponer que esto era gracias a su batería nuclear de 25 megatones (veinticinco mil veces la potencia de la bomba soltada en Nagasaki)

Se comprobó su eficacia en unos juegos de guerra en los que los cinco prototipos construidos hasta aquel momento y escondidos en una serie de bunkers, fueron capaces de frenar un convoy militar por completo. Por desgracia para Laboratorios Nova estos mismos prototipos no llegaron finalmente a la cadena de montaje. Creados para las inclemencias de selvas, desiertos y el ártico, fueron tristemente famosos entre los años 1986 y 1988 a causa de una serie de fallas que surgieron en el sistema quistor en base a un accidente relacionado con un rayo proveniente de una tormenta eléctrica que, según informes posteriores, impactó en una torre eléctrica y de allí saltó a un generador de energía al que estaba conectado el prototipo número 5. La incomprensible falla en sus circuitos, unido a los asombrosos avances en el campo de los fusibles que evito que el rayo en el peor de los casos no hubiese frito el circuito eléctrico y abierto una fisura en una batería nuclear que habría acabado con el estado de Oregón (y la posterior vida del planeta tierra) dieron lugar a defectos en su programación que desató el pánico en los cuerpos de seguridad del laboratorio cuando el prototipo en cuestión salió del centro control donde estaba confinado.

A partir de este hecho la información relacionada con lo acontecido salieron a la luz con cuentagotas. En los mentideros se rumorea que la falla en los quistores no tuvo que ver en la decisión de retirarlos del mercado sino que este hecho esta relacionado con los acontecimientos que dieron lugar durante su persecución en la que se constato que los S.A.I.N.T eran vulnerables a las siguientes situaciones:

-Disparos desde diversos ángulos.

-Se les puede atropellar.

-Se les puede preparar una trampa con una cuerda y una rama.

-Se les puede lanzar barro a los ojos.

-No pueden girar bruscamente.

-Se les puede pegar con un palo.

-Se les caen los brazos con asiduidad.

-Necesita cinco segundos para disparar y que su objetivo este quieto.

Posteriormente, en todo lo que respecta a los rumores surgidos en 1988 a raíz de la producción en masa del prototipo del juguete “Jhonny 5” surgieron extraños avistamientos de un modelo que se asemejaba al original en una ciudad que nunca se llegó a determinar. Esta información debe ser estudiada con cuidado, pues la variedad de habilidades dispares que se llegó a afirmar que mostraba el sujeto en cuestión nunca aparecieron en sus especificaciones originales ni fueron comentadas en los informes ulteriores al accidente en 1986. Estas nuevas controversias eran: Una nueva batería de Litio y Argón líquido con capacidad para 500 horas de autonomía y sin bajadas de tensión. Memoria suplementaria. Control remoto multifrecuencia con capacidad para controlar a distancias emisoras de radio, juguetes y autobuses urbanos (algo que se creyó imposible hasta la crisis Skynet acontecida en 2003) Se le vio volar en un parapente portátil y hacer uso de un sistema lanza ventosas que llevaba acoplado. Preparaba Gin-Tonics. Amén de diversas modificaciones externas que no coinciden con el modelo original ni con los datos recabados antes de que surgieran dichos rumores. Por tanto, no podemos mas que asumir que en su mayoría todo lo relacionado a 1988 no son mas que un ejemplo de marketing viral por parte de una compañía juguetera con el fin de obtener publicidad gratis. Y desde aquí esperamos que así sea, pues no sería agradable dormir pensando que hay una batería de 25 megatones oxidandose poco a poco en algún lugar.

Imagen de Archivo

Imagen de Archivo